Eye of Beholder

9 05 2012

Un beholder u observador era un bicho bastante potente en el Advanced Dungeons & Dragons.
Era realmente temido. De nivel alto.

Estos malvados seres llamados por algunos también “Contempladores”, son muy inteligentes, violentos y avariciosos. Poseen, además de su gran ojo central, otros ojos más pequeños que se hallan en el extremo de tentáculos cortos que circundan la cabeza.

Existen múltiples variedades, entre las que se encuentran las de Beholder Hechiceros, los Beholder Superiores, el “Ojo Tirano” etc.

Los Beholder Hechiceros
Estos Beholder sufrieron en el pasado muchas persecuciones, debido a su crueldad y al caos que provocan. Su poder es inconfundible y su aspecto también.
Sus atemorizantes dientes no contienen veneno, pero sí numerosos agentes infecciosos y víricos. Un mordisco suyo podría ser fatal.
Los ojos que poseen son bastante raros, pues no tienen pupila y brillan constantemente.
De ellos brota una fulgurante luz que utilizan para sus hechizos y para iluminar los sitios donde transitan, pues viven ocultos a la luz del sol.
Hay gran confusión en distinguirlos de los “Ojos Tiranos” (Beholder que se han quedado ciegos).
Los Beholder Hechiceros nacen ya sin pupilas, aunque pueden ver de manera normal pierden esa capacidad debido a la poderosa magia que proyectan sus ojos.
Poderosos hechizos les recorren todo el cuerpo y aunque son bastante inteligentes, la magia que rebulle en su interior hace que sean muy difíciles de controlar y altamente imprevisibles.
Los Ojos Tiranos no presentan estas corrientes internas de poderosísima energía.
Comparte la mayoría de características con el Beholder

Los Beholder Comunes
Al igual que sus congéneres, son muy agresivos e impredecibles; a pesar de su enorme poder y de su desdén hacia el resto de los Beholder tratan bien con especies inferiores como Drows o Elfos de la Calamidad.Su hábitat se restringe a los lugares seguros que han sabido mantener a lo largo de las generaciones. Algunas cuevas y túneles interconectado que ellos guardan llegan a medir 400km de galerías y son conductos muy amplios y, aunque escasamente iluminados, muy confortables y cuidados. En la Antípoda Oscura se encuentran muchísimos ejemplares. Hay quien dice que es su hábitat natural, pero se los encuentra presentes en muchísimos otros Planos.

Los Beholder del MileguLos Beholder en el Milegu son tratados generalmente como enemigos, a no ser que topen con una de las especies que cohabitan con ellos en la Antípoda Oscura, como los ya mencionados Drows o los Ilícidos, con los que se alían.

Su difusión por el “Millón de Mundos” de Ythjontar (Krynn, Abeir-Toril, Oearth y los metauniversos de Planescape y Spelljammer) es muy amplia contando con representantes diferentes en todos ellos. También han salido fuera del MDM de Ythjontar a otros “Planos” exteriores (pues son muy diferentes a los Planos que pertenecen a Ythjontar), como por ejemplo al Plano de Fwer, donde han tenido encuentros con los Dussianos posteriores a la Apertura de los Planos (Duusilt).

Nota I: Al contrario que muchos otros seres de D&D, los Beholder no provienen de ninguna otra mitología.
Nota II: Los Beholder que aquí se exponen no son representaciones fieles de los Beholder de D&D, puesto que incluyen mucha inventiva.
Nota III: A pesar de lo que digan las nuevas ediciones de D&D en un principio se consideraba el nombre de Ojo Tirano como sinónimo de Beholder.

Texto: Principalmente de Jakeukalane y adaptado de otras fuentes (como Seresmitologicos.net).
Imagen I: Sardinha. Wizards of the coast.
Imagen II: Autor desconocido.

 Los tres mejores juegos de ROL del Advanced D&D, los pertenecientes a la trilogía del “Eye of Beholder” (EOB).

Sacando del post de vandal :
http://www.vandal.net/retro/eye-of-the-beholder

Eye of the Beholder

El argumento del juego nos sitúa en Aguaprofunda (Waterdeep) donde los señores de la ciudad se han reunido para liberar a la urbe de un antiguo mal. Ruegan por que les sea concedida la posibilidad de elegir a sus héroes. Aquí es donde entramos nosotros como elegidos para la erradicación de este mal. Con un grupo de hasta cuatro aventureros tendremos que adentrarnos bajo Aguaprofunda para encontrar y destruir este mal.

Eye of the Beholder II: The Legend of Darkmoon

La segunda parte sitúa a los héroes en una taberna de Aguaprofunda, disfrutando de un merecido descanso después del periplo de la primera parte. En ese momento es cuando Blackstaff, un archimago de Aguaprofunda, les cuenta envió un explorador para investigar el templo de Darkmoon, donde se dice que se están cometiendo actos malvados, quedando sin noticias de dicho explorador. El archimago nos transporta al templo donde debemos encontrar al explorador desaparecido, resultando al poco de llegar que las cosas no son como parecen.

Eye of the Beholder III: Assault on Myth Drannor

Después superar la Torre Carmesí, derrotar al malvado Dran Draggore y salvar la ciudad en la segunda entrega, lo héroes se encuentran en una taberna local contando los sucesos acontecidos. Mientras tanto un misterioso hombre entra en la taberna y se une a la conversación y los convence para ir a la ciudad Myth Drannor a recuperar un objeto de manos de un Lich llamado Acwellan. Con esta premisa nos embarcamos en una nueva aventura donde podemos volver a recuperar los personajes de la anterior entrega.

Personalmente, en su época allá a pricipios de los 90’s me tiré las horas muertas pa pasarme los 3. Con el mismo grupo de 4 personajes, y llenando interminables hojas de cuadritos de una libreta.. jejeje

 
Bien, pues ahora viene lo mejor, hace muy poco han sacado un juego heredando lo mejor de la saga, pero adaptado a nuestros días!!! 🙂   Se llama:

Legend of Grimrock

Copio un hilo de meris:

Es un RPG, pero de los que hacía años no veíamos. Está basado en los populares:

– Dungeon Master
– Bloodwych
– Eye of the Beholder

Se trata de un RPG en primera persona, vemos lo que el grupo de aventureros ve, pero avanzamos por casillas y no libremente. Es decir, avanzamos como si nos moviéramos por un tablero, al igual que los enemigos, aunque todo está dibujado en 3D.

Esto proporciona varias ventajas al jugador:

– Facilidad para crearte el mapa
– Estrategias únicas para atacar y defenderte
– Trampas más directas y evitables
– Más sensación de “control”
– Poder llevar a un grupo sin estresarte

Si nunca has jugado uno de los anteriores juegos mencionados puede que la primera impresión sea de cutrez, pero os puedo asegurar que nada más lejos de la realidad. Este sistema de juego está más que comprobado, y te da mucha tranquilidad a la hora de jugar (salvo en las áreas plagadas de enemigos). Es el típico de ponerte algo para picotear y beber junto al ordenador y tirarte las horas muertas.

La historia

Se nos pone en la piel de cuatro prisioneros, condenados a muerte y llevados a la montaña Grimrock. Digamos que se les deja a su suerte, y pueden escoger entre morir a manos de horribles criaturas o perecer de hambre y sed. Evidentemente nosotros trataremos que alcancen la libertad, bajando nivel tras nivel de la montaña.

¿Cuándo sale y cuánto cuesta?
Salió por el 11 de Abril de 2012, sólo para la plataforma PC de momento. Les seguirán MAC e iOS (ej. iPad).

Cuesta 14.99 dólares, una ganga, que lo es más si aprovecháis la oferta de lanzamiento en gog.com o en su web oficial (12 dólares si se compra antes de la fecha de lanzamiento).

Por cierto, si se compra en la web oficial te lo podrás descargar sin DRM como en gog.com y encima te dan la clave de STEAM: http://www.grimrock.net/

 Por cierto, efectivamente, yo ya lo tengo y casi me lo he pasado
jejejeje

😉

a disfrutarlo!!!

NOTA: en esta ocasión hay una modalidad del juego para que te vaya haciendo automaticamente el mapa, pero siempre puedes desactivar dicha opción y jugar en modo tradicional… 🙂

Anuncios




La invención de la fotografía, Nicéphore

29 07 2011
Buscando sobre las primeras imágenes fotografiadas en la historia, me topé con un sitio de referencia sobre el inventor de la misma, desconocido y a la vez tan importante, José Niépce (o Nicéphore). 

Una lectura bastante interesante.




• 1765 : Nacimiento de José Niépce en Chalon-sur Saône (mas tarde adoptará el sobrenombre de Nicéphore) Su padre es abogado y consejero del rey y recaudador de depósitos y consignaciones de Chalon-sur-Saône. Tiene una hermana y dos hermanos.

• 1786 : José entra en el colegio de los Hermanos Oratorianos en Angers, y se apasiona por la física y la química.

• 1788 : LAbandona el Oratorio y entra en la Guardia Nacional en Chalon-sur-Saône. Firma sus cartas con el sobrenombre de Nicéphore.
  
• 1789 : Revolución Francesa.

• 1792 : Enrolamiento en el ejército revolucionario (campaña en el Sur de Francia y en Cerdeña).

• 1794 : Nicéforo deja el ejército y permanece en Niza. Contrae matrimonio. Su hermano mayor, Claudio se reúne con él.

• 1795 : Nacimiento de su hijo Isidoro.

• 1797 : Viaja a Cerdeña con su familia y su hermano. En el curso de ese viaje Nicéforo y su hermano Claudio habrían pensado en la fotografía.

• 1798 : De regreso a Niza, los dos hermanos se libran a sus primeros trabajos de inventores y se concentran en la puesta a punto de un principio motor basado en la dilatación del aire en el curso de una explosión.

• 1801 : Nicéforo y su familia junto con Claudio vuelven a Chalon-sur-Saône donde se ocupan de la gestión del patrimonio familiar del cual se ocupaba Doña Niépce desde la muerte del padre en 1785.

• 1807 : Los dos hermanos obtienen una patente por diez años, firmada por Napoleón, por el motor que nombran Pireolóforo. Se trata del primer motor en el mundo a combustión interna.
Una maqueta de barco de dos metros de largo, remonta la corriente del Saône por medio de este motor.

• 1807 – 1809 : Elaboración de un proyecto de bomba hidráulica para reemplazar la máquina de Marly que servía para alimentar con agua el Castillo de Versailles.

• 1811 : Trabajos sobre el cultivo del pastel destinado a reemplazar al índigo, faltante a causa del bloqueo continental.

• 1816 : Un año antes de la expiración de la patente, Claudio deja Chalon-sur Saône para radicarse Paris y luego en 1817 en Inglaterra, para tratar de explotar el invento.

• 1816 a 1818 : Solo, Nicéforo se lanza a la búsqueda de la fijación de imágenes proyectadas en el interior de la cámara oscura. Primeras experiencias-primeros reveses. Búsqueda de canteras de piedras calcáreas alrededor de Chalon-sur Saône para encontrar en Francia piedras aptas para la litografía.

• 1818 : Una imagen ha sido fijada hace tres meses. Nicéforo construye una draisina, que perfecciona con un asiento regulable.

• 1822 : Realización de una reproducción de un dibujo sobre una placa de vidrio recubierta con betún de Judea, gracias a la sola acción de la luz (retrato del Papa Pío VII).

• 1824 : Obtención de « distintas tomas con la cámara obscura » (fotografías) sobre piedras litográficas. En ese momento el tiempo de exposición es de cinco días.

• 1824 a 1826 : Imágenes grabadas sobre cobre, tratando con el método de agua fuerte, las imágenes obtenidas con el betún.
Niépce solicita a un grabador Parisino, Agustin Lemaitre, para que lo aconseje y efectúe copias sobre papel a partir de sus placas grabadas.

En 1825, Niépce se orienta también hacia los ópticos parisinos, Vincent y Charles Chevalier,
quienes le proporcionan toda clase de ópticas para perfeccionar su cámara obscura. Es el año del casamiento de su hijo con Eugénie de Champmartin.

• 1826 : Las imágenes obtenidas son grabadas sobre estaño. Extracción de una fécula a partir de una calabaza llamada giraumont. Producción de una fibra textil apta para el tejido de una planta de asclepias de Siria.

• 1827 : Una toma sobre estaño no grabado (el único ejemplar conservado de una imagen realizada por Niépce en la cámara obscura que corresponde a esta etapa de sus trabajos).

• 1828 : Imágenes no grabadas sobre plata pulida obtenidas por medio del tratamiento de la imagen sobre betún con vapores de Iodo.

• 1829 : PAsociación con Louis Jacques Mandé Daguerre, especialista de la cámara obscura, para mejorar la luminosidad y la calidad de las imágenes en el interior de la cámara obscura

• 1830 : Fracaso de los dos socios en las tentativas de blanquear el betún pardo para poder obtener imágenes directamente positivas.
Daguerre descubre el residuo de la destilación de la esencia de lavanda, sin atribuirle ninguna propiedad fotosensible.
En junio ambos hombres trabajan juntos durante dos semanas en St-Loup-de-Varennes.

• 1831 : Trabajos sobre toda clase de resinas sin obtener resultados positivos.

• 1832, junio : Nueva visita de Daguerre a la casa de Niépce. Los socios utilizan a continuación como producto fotosensible el residuo de la destilación de la esencia de lavanda y obtienen imágenes en menos de 8 horas de tiempo de exposición. Nombran al nuevo método : El Fisautotipo.

• 1832, noviembre : Daguerre regresa otra vez a St-Loup-de-Varennes para trabajar con Niépce sobre el nuevo método.

• 5 de julio de 1833 : Niépce muere súbitamente sin que ninguna de sus invenciones hayan sido reconocidas.


> Hacia la invención de la fotografía

En 1816, un año antes de la expiración de la patente del Pyreolóforo, Claude, para tratar de explotar la invención del motor se exila en París, y luego en 1817 en Inglaterra.
Nicéphore emprende solo nuevas búsquedas sobre una idea que lo obsesiona desde hace muchos años : fijar sobre una sustancia, las imágenes reflejadas en el fondo de la cámara obscura.
Hasta ese momento, sus cajas con un agujero munido de un lente, y que proyectan en el fondo, la imagen invertida de la escena exterior, habían sido utilizadas únicamente como instrumentos para dibujar.





> El primer negativo del mundo (sin fijar)

En sus primeras experiencias, Nicéphore Niépce dispone en el fondo de una cámara oscura, hojas de papel emulsionadas con sales de plata, las que se ennegrecen bajo la acción de la luz. Niépce obtiene entonces en mayo de 1816, la primera reproducción de una imagen de la naturaleza, una toma hecha desde su ventana. Se trata de un negativo, pero la imagen no permanecerá fijada, porque en plena luz, el papel termina por ennegrecerse completamente. Llama a estas imágenes « rétines ».

 > Ver el vídeo sobre las “retines”  
* Tiempo de descarga : 4 minutos.

> Para obtener positivos directos

Para resolver esta dificultad, Niépce busca un método para obtener imágenes grabadas en un soporte y estudia el efecto de la luz sobre los ácidos, con el objetivo de poder observar su descomposición. Para ello no tendría mas que extender sobre una piedra calcárea, el ácido cuya fuerza, variando según la intensidad luminosa, grabaría en mayor o menor medida el soporte, siguiendo los tonos de la imagen proyectada. Pero los ácidos no fueron descompuestos por la luz y resultó un nuevo fracaso.
Sin embargo éstas últimas búsquedas permiten a Niépce, de comprender que no es necesario emplear un compuesto cuya transformación fotoquímica es inmediatamente visible, y que
un cambio de la propiedad, bajo la acción de la luz, aún cuando este sea invisible, puede inducir a la aparición de una imagen en el curso de una reacción, ya sea con el soporte, o con otro componente. Niépce se interesa a partir de ese momento en todas las substancias que interaccionan con la luz.

> Búsquedas paralelas

Niépce interrumpe sus estudios sobre la luz durante un año, para participar de un concurso lanzado para encontrar, en Francia, yacimientos de piedras calcáreas destinadas a la litografía.
En septiembre de 1816 : los dos hermanos que se comunican por correo, tratan de encontrar un nuevo combustible para su motor. Empleando aceite de petróleo blanco descubren el principio de la inyección, tal como lo conocemos en los motores actuales.

> Principio de la invención de la fotografía.

Marzo de 1817, Niépce, obstinado, retoma sus investigaciones sobre las imágenes. En el curso de sus lecturas des tratados de química, se detiene en la resina de Gaiac, extraída de un resinoso.
Bajo la acción de la luz, esta resina amarilla se vuelve verde, pero lo que interesa en primer lugar a Nicéphore, es que esta pierde su solubilidad con el alcohol. Entiende que gracias a esto, se puede hacer la diferencia entre la resina transformada y aquella que quedó intacta, y que entonces de esta manera se vuelve posible fijar la imagen. Luego de haber obtenido buenos resultados haciendo experiencias directamente bajo la luz del sol, Niépce fracasa en lo que concierne a las imágenes de la cámara obscura. Desconocía que sobre la resina actúan solamente los rayos ultravioletas, lamentablemente filtrados por el lente de su cámara obscura.
Al mismo tiempo en 1818, se apasiona, por la draisina (antepasado de la bicicleta sin pedales) y causa sensación recorriendo sobre su « velocípedo » los caminos de Saint-Loup-de-Varennes

Después de la resina de Gaiac, Niépce utiliza otra resina de origen mineral : el asfalto o betún de Judea. Observa que bajo la acción de la luz esta resina se vuelve insoluble en los solventes habituales. A partir de 1822, logra reproducir unos dibujos puestos en contacto con soportes emulsionados de betún (placas de vidrio, piedras calcáreas, y luego placas de cobre o de estaño). Utiliza a continuación la técnica del agua fuerte para grabar al ácido, las imágenes obtenidas y las imprime en papel. Este principio permanecerá durante mucho tiempo la base del fotograbado utilizado para imprimir las fotografías y los documentos gráficos.

   
    > Principio y técnica
   
   
Con el fin de reproducir dibujos, Niépce concibió hacia 1822-1823, lo que nosotros llamamos ahora la copia por contacto. Explicó claramente como barnizaba el reverso de un grabado para volver el papel translúcido y que una vez seco, aplicaba este grabado directamente en contacto sobre la placa de cobre o de estaño recubierta de barniz al betún. Exponía el conjunto a pleno sol durante tres o cuatro horas y luego lavaba la placa en esencia de lavanda diluida en aceite de petróleo blanco. El betún que había sido preservado de la acción de la luz bajo el trazo del dibujo, se disolvía y dejaba aparecer el metal al descubierto. En cambio la luz transmitida a través del papel translúcido había vuelto al betún insoluble, el cual permanecía sobre la placa después del lavado con la esencia de lavanda. La imagen en betún era el negativo del dibujo : el fondo era del color pardo del betún y las líneas estaban representadas por el metal puesto al desnudo.

Niépce imaginó entonces un método que permitiría obtener un dibujo grabado en el metal. El principio era simple y bien conocido porque se trataba del mismo de las aguas-fuertes. La placa que portaba la imagen en betún de Judea era sumergida en un baño de ácido que atacaba el metal en los lugares donde estaba descubierto, es decir los que correspondían a los trazos del dibujo. En efecto, el barniz en betún es impermeable al ácido al cual impide de alcanzar el soporte. Una vez que los trazos se grababan en el metal, el inventor eliminaba de la placa el barniz de betún, para guardar la placa metálica con el dibujo grabado.

Los primeros éxitos con este método, con respecto a las reproducciones por contacto, pueden ser datados en 1822, porque ese año, Niépce reproducía sobre vidrio el retrato del Papa Pío VII.
No existía todavía el grabado al ácido. Los primeros ensayos de grabado en 1823 no serán hechos en metal, sino en piedras litográficas. Un impresor de Dijon efectuará copias sobre papel a partir de estas piedras. Niépce tendrá la confirmación que su método, permite bien, después de la reproducción por contacto, de multiplicar el original por el intermedio de la imprenta. En 1825, Niépce grabará sus imágenes sobre cobre y mas tarde a partir de 1826, sobre estaño.

Este tratamiento al ácido está perfectamente adaptado a la reproducción de dibujos al trazo, donde los matices son producidos por medio de líneas. En el caso de las imágenes con matices continuos, éstos son reproducidos por medio de espesores variables del betún, que el grabado al ácido no puede reproducir, dado que el barniz es impermeable a la solución de ácido. Niépce lo había comprendido y trabajó mucho para reproducir grabados.
Muchos museos en el mundo conservan placas de metal con un dibujo grabado por el inventor por intermedio de su propio método. Este es el caso del Museo Niépce, que posee 10 placas metálicas sobre las cuales Nicéphore había reproducido un grabado.
Otras placas de metal grabadas por Niépce se encuentran en la Société Française de Photographie, en la Royal Photographic Society o en la colección de Janine Niépce. Frente a los reveses repetidos para grabar imágenes con tonos continuos obtenidos en la cámara obscura, Nicéphore abandonará progresivamente el grabado al ácido hasta dejarlo completamente de lado a partir de julio de 1827.

En 1824, Niépce coloca piedras litográficas recubiertas de betún, en el fondo de una cámara obscura y obtiene por primera vez en el mundo, una imagen imperecedera de un paisaje. Necesita un tiempo de exposición extremadamente largo, de varios días a pleno sol. A partir de 1825, utiliza regularmente el cobre como soporte, y luego el estaño en 1826 realizando imágenes grabadas.

En 1827, Niépce va a Inglaterra donde encuentra a su hermano moribundo, incapaz de mostrarle ninguna mejora sobre el motor. Se da cuenta que no podrá obtenerse ningún provecho de esta invención en la cual habían fundado sus mayores esperanzas. Después de haber intentado vanamente de despertar el interés de la Photographic Royal Society por su procedimiento de reproducción de imágenes al cual llama Heliografía, Niépce vuelve a Francia y continua con obstinación a perfeccionar su invento. En 1828, descubre un nuevo método que lleva a obtener imágenes con medios tonos y con una calidad superior. Utilizando como soporte plata pulida y dejando actuar vapores de iodo sobre la imagen en betún, obtiene verdaderas fotografías en blanco y negro sobre metal.
La precisión de las imágenes es sorprendente para la época. El tiempo de exposición es siempre de varios días a pleno sol.


   
    > Principio y técnica de la Heliografía en la cámara obscura
   
    El producto fotosensible es el betún de Judea.
Es una especie de alquitrán natural, conocido desde la antigüedad. La gente de esa época lo recuperaban de la superficie del Mar Muerto (en griego lago Asphaltito) donde remonta continuamente del fondo de las aguas. Se lo utilizaba para embalsamar las momias entre los egipcios, para calafatear los barcos o para hacer nivelaciones en Babilonia. En el siglo XIX, se lo sabía extraer también de las rocas bituminosas, que el betún utilizado por Niépce no venía de Judea.

> Ver el vídeo sobre el barniz al betún  
> Ver el vídeo sobre depuración de la imagen  
> Ver el vídeo sobre la inversión por medio del tratamiento al iodo  

Extractos del film « Magia de la imagen »- Tiempo de descarga : hasta 4 minutos.

1 – Obtención de la imagen al betún de Judea :

> Niépce disolvía el betún de Judea en polvo en la esencia de lavanda.

> Desparramaba luego esta solución en una capa fina sobre el soporte (vidrio, piedra, cobre, estaño, plata).

> Por medio de un secado al calor, obtenía un barniz brillante de color bermejo.

> Exponía la placa así emulsionada en la cámara obscura (aquí, la proyección de una diapositiva)

> Después de la exposición, ninguna imagen resultaba visible. Niépce sumergía la placa en un baño de esencia de lavanda diluido, que disolvía las partes que no habían, o muy poco, recibido la luz.

> La imagen obtenida, mirada con una incidencia normal, era negativa.
El tiempo de exposición en una cámara obscura era de varios días a pleno sol.

2 – Utilización de la imagen al betún de Judea :

> Para obtener un positivo, Niépce explota esta imagen de dos maneras :
sin tratamiento posterior, a condición de haberla realizado con un barniz excesivamente delgado y sometido a una ligera sub-exposición (a partir de 1827). En ese caso, el barniz era mate y por reflexión, bajo una iluminación rasante, en un lugar oscuro, la imagen aparecía en positivo.

> Atacándola con vapores de Iodo, para obtener una imagen positiva sobre plata (de 1828 a 1831), Niépce disponía la placa en una caja conteniendo cristales de iodo que se evaporaban espontáneamente.

> En algunos minutos los vapores de iodo oxidaban la plata insuficientemente protegida por el barniz. Se formaba en la superficie el metal una capa de ioduro de plata que, una vez el barniz eliminado, se oscurecía bajo la acción de la luz.

> Obtenía entonces una imagen perfectamente positiva.

Louis Jacques Mandé Daguerre (1787-1851) era pintor y decorador de teatro. Fue alumno de Degotis, creador de decorados en la Opera, con el cual comenzó a la edad de 16 años, luego de Pierre Prévost (1766-1823), especialista de los panoramas, esos inmensos decorados circulares pintados sobre los muros de una rotonda y expuestos a la vista de los espectadores instalados en el centro.

Si las obras de Daguerre expuestas en los salones de pintura no tuvieron un gran éxito, en revancha, los decorados que realizó de 1817 a 1822 para los espectáculos del teatro l’Ambigu-Comique o de la Opera, atrajeron las loas unánimes de la crítica y del público. Hizo prueba en efecto de originalidad en los juegos de luz, creando la salida de la luna, o bien soles en movimiento que permanecieron en las memorias. Llevó luego el arte del decorado al rango de verdadero espectáculo asociándose con otro estudiante de Prévost, Charles Marie Bouton (1781-1853) para crear « que llevará el nombre de Diorama ».

En 1824, Daguerre fue hecho Caballero de la Legión de Honor. Había aprendido a servirse de la cámara obscura con Prévost quien lo empleó para preparar sus inmensas telas en « trompe-l’œil ». El óptico que aprovisionaba Daguerre era Vincent Chevalier, el mismo que en cuya casa Niépce encargaba sus lentes. En efecto, es por intermedio de Chevalier que Daguerre obtuvo la dirección de Niépce.

> El Diorama de Daguerre

Es en 1822 que Bouton y Daguerre se habían asociado con vista al « establecimiento de un espectáculo que llevaría el nombre de Diorama ». Los dos hombres creaban allí, decorados de teatro de grandes dimensiones, buscando a exponer escenas de un gran realismo. Para ello, no dudaban de disponer de toda clase de elementos animados con la excepción de personajes vivientes (juegos de agua, animales…).

Por otra parte, Daguerre desarrollaba toda su ciencia de la iluminación, adquirida durante los años durante los cuales fue decorador en la Opera, el Ambigu etc.…para cambiar la atmósfera de una misma escena. El conjunto creaba la ilusión de la realidad, a tal punto que el Diorama conoció un gran éxito. A continuación, los socios adoptaron a esos inmensos decorados, el principio que consistía en mirar las vistas de óptica que eran iluminadas por delante o por detrás. En el segundo caso, la escena era observada con iluminación atenuada, de allí el efecto nocturno que se acentuaba pintando en el reverso de la vista un decorado apuntando a enmascarar algunas partes de la imagen para hacer aparecer sombras nuevas correspondientes a la noche. Pasando de uno a otro de las dos iluminaciones, en una misma escena se pasaba progresivamente del día a la noche.

    El Diorama tenía con qué impresionar al visitante. La sala, de doce metros de diámetro, contenía trescientos cincuenta plazas. Por rotación, la sala venía a ubicarse delante de una abertura de 7,5 m de largo y 6,5 m de alto, haciendo oficio de proscenio y cuyos costados iban ensanchándose hasta el famoso cuadro pintado sobre las dos caras que medía 14 metros de alto por 22 m de ancho. A partir de ese momento el espectáculo comenzaba. Mas allá del cuadro, unos grandes chasis con vidrios permitían la iluminación por detrás o por transparencia, mientras que otros chasis daban, desde los culmenes, una iluminación desde lo alto y por delante. Interponiendo delante de esos chasis unos paneles translúcidos tintos de diferentes colores y accionados por intermedio de cordajes, se podía cambiar la tonalidad general o local del cuadro, permitiendo así producir en el cuadro entero, o en algunos puntos, efectos, que iban de la intensa niebla, al sol resplandeciente. El espectáculo duraba alrededor de quince minutos, luego de lo cual la sala entraba nuevamente en rotación y venía progresivamente a ubicarse delante de una nueva abertura idéntica a la precedente, practicada en la circunferencia de la sala. Un nuevo cuadro se presentaba a la vista de los espectadores y un nuevo cuarto de hora de animación, por medio de juegos de luces, podía comenzar.

En Diciembre 1827, Daguerre hará el encuentro con Niépce durante su pasaje por Paris antes de dirigirse Inglaterra. Los dos hombres se apreciarán mutuamente. Niépce quedará fascinado por el Diorama. Daguerre también había tenido la idea de captar las imágenes de la cámara obscura. Para esto, disponía polvos fosforescentes en el fondo de su cámara obscura. La imagen proyectada sobre este polvo, luego quedaba visible durante varias horas antes de que desapareciese poco a poco. Ambos volverán a verse cuando Niépce regresa de Inglaterra en febrero de 1828.

Comenzarán después a intercambiar ideas por correo y en 1829, Niépce ofrecerá a Daguerre de formar una asociación para contribuir al desarrollo de la invención de la heliografía. Una vez el contrato de asociación firmado en diciembre de 1829, Daguerre se aplicará a trabajar sobre el procedimiento. Aportará una contribución importante dado que los dos inventarán en 1832 un nuevo método : el fisautotipo. Luego de la muerte de Niépce, Daguerre continuará solo las investigaciones sobre la captura de imágenes e inventará el Daguerrotipo, procedimiento fotográfico cuya práctica se volvía mas fácil, dado que el tiempo de exposición no era mayor que de algunos minutos. El daguerrotipo provocará un inmenso entusiasmo y Daguerre conocerá la celebridad en el mundo entero.

Luego de haberse retirado a Brie-sur-Marne, Daguerre morirá el 11 de julio de 1851.

En el curso de su viaje a Inglaterra, Niépce había encontrado, en París, a Louis Jacques Mandé Daguerre, pintor y decorador de teatro que pasaba por ser un especialista de la cámara obscura.
Esperando acortar el tiempo de exposición de su procedimiento, Niépce decide, en 1829, de asociar a Daguerre a sus trabajos para que él construya una cámara obscura que ofrezca imágenes mas luminosas.
Esta asociación no aporta progresos notables en el procedimiento al betún, en revancha, los dos asociados ponen a punto nuevos procedimientos fotográficos con productos fotosensibles, como la resina de árboles y el residuo de la destilación de la esencia de lavanda. El tiempo de exposición al sol es reducido a alrededor de ocho horas.
   
    > Principio y técnica : EL FISAUTOTIPO
   

El producto fotosensible de este procedimiento, puesto a punto por Niépce y Daguerre en 1832, es el residuo de la destilación de la esencia de lavanda.

> Niépce y Daguerre obtenían ese residuo haciendo evaporar la esencia de lavanda por calentamiento hasta obtener un producto seco. En efecto, bajo la acción del calor, la esencia de lavanda, toma un tinte amarillo que se intensifica a medida que los productos volátiles son eliminados.

> Hacia el final de la destilación, queda un alquitrán pardo oscuro que secado por el calor se vuelve duro y quebradizo.

> Niépce y Daguerre disolvían una pequeña cantidad de este alquitrán en alcohol, y luego vertían la solución sobre una placa de plata bien pulida.

> Luego de la evaporación del alcohol, quedaba un depósito blanco uniforme sobre la placa. La placa así preparada era expuesta a la luz en el fondo de la cámara obscura (alrededor de 7 a 8 horas).

> Luego de la exposición, la placa era dada vuelta por encima de una cubeta conteniendo aceite de petróleo blanco (análogo al petróleo para lámpara). La sola acción de los vapores de esta esencia revelaba la imagen sin otro tratamiento posterior.

Este procedimiento da imágenes directamente positivas, ya que el depósito blanco permanece sobre la placa en los lugares que recibieron la luz, mientras que los vapores de petróleo vuelven transparentes las zonas que no han sido iluminadas. Sin embargo, por el juego de los reflejos del metal que aparece en los lugares donde el depósito blanco se volvió transparente, las imágenes se ven en positivo o en negativo.

 

El contrato de la asociación constituida entre Nicéphore Niépce y Daguerre estipulaba : “En caso de fallecimiento de uno de los asociados, éste será remplazado en la dicha sociedad, durante los diez años restantes, por aquel que lo remplace naturalmente.” Después de la muerte de Niepce su hijo Isidoro lo sucede en la sociedad formada con Daguerre.

Pero Isidore no es Nicéphore. Se muestra incapaz de reproducir los procedimientos de su padre. Daguerre aprovecha esta debilidad. Deja que Isidoro acumule los fracasos y se lanza secretamente en la puesta a punto de un nuevo procedimiento que se llamará años más tarde, el daguerrotipo.

Daguerre avanza progresivamente. En 1835, obtiene imágenes positivas con tiempos de toma mucho mas cortos que con la heliografía o el fisautotipo. En 1837, logra fijarlas. Utilizando técnicas aprendidas con Niépce, asociadas a otras completamente originales, Daguerre alcanza un procedimiento completo que produce en algunos minutos imágenes (en la cámara oscura) . La heliografía y el fisautotipo son así remplazados antes de haber sido divulgados.

Daguerre propone a Isidore de divulgar los tres procedimientos, aunque esté convencido que solo el suyo será explotable comercialmente e impone que sea cambiado el título de la sociedad Niépce-Daguerre en una “sociedad bajo razón de comercio Daguerre e Isidore Niépce para la explotación del descubrimiento inventado por Daguerre y el difunto Nicéphore Niépce”. La invención será atribuida a Daguerre al cual será asociado el nombre de Niépce quien pasara sin embargo a un segundo plano.

Después de haber estudiado las diferentes maneras de explotar las invenciones (patente, suscripciones…) Daguerre decide de mostrar su procedimiento a François Dominique Arago, secretario perpetuo de la Academia de Ciencias. Éste queda maravillado y propone que la invención sea comprada por el gobierno francés con el objetivo de “hacer un don al mundo entero”.

Una renta anual de por vida de 4000 francos será pagada a cada uno de los inventores, es decir Isidore Niépce y Daguerre. Este último recibirá una renta suplementaria de 2000 francos por su procedimiento de decorado cambiante del Diorama.

El lunes 19 de agosto de 1839, la Academia de Ciencias procede a la divulgación de los procedimientos de la Heliografía, del fisautotipo y del daguerrotipo. La presentación que de estos hace Aragó, eclipsa instantáneamente los dos primeros. El nombre de Niépce apenas que es pronunciado, es inmediatamente olvidado. Solo el procedimiento del Daguerrotipo es presentado como teniendo un porvenir.

Algunas semanas más tarde, el procedimiento es mejorado y la realización de retratos se vuelve factible. El entusiasmo es indescriptible. En Paris se abren negocios por decenas donde uno puede ir a hacerse « daguerrotipar ». Se inicia la llamada « daguerrotipo manía » que va a expandirse también en el interior, en Europa y sobre todo en los Estados Unidos de América, donde el procedimiento de Daguerre conocerá su mas larga existencia. Daguerre se vuelve célebre en el mundo entero.

Durante ese lapso de tiempo el nombre de Nicéphore Niépce permanece desconocido. Isidore publica en 1841, un peque-ño libro titulado « Historia del descubrimiento impropiamente llamado daguerrotipo, precedido de una reseña de su verdadero inventor Joseph-Nicéphore Niépce ». El hijo del inventor volcó allí todo el rencor acumulado contra Daguerre e intenta justificar su actitud durante los cambios sucesivos que hicieron pasar a su padre a un segundo plano de la invención. Es el comienzo de un largo proceso que verá progresivamente el nombre de Niépce inscribirse con mayor frecuencia en el intitulado de las historias sobre el invento de la fotografía, para ser reconocido finalmente como el inventor de la fotografía.

Una de las primeras fotografías tomadas en la historia.
Imagen : Paisaje en St Loup de Varennes (1827)
Tipo : Toma directa del pais
Soporte : Estaño puro.
Técnica : Heliografía al betún positiva/negativa, no grabada.
Dimensiones : Placa 16,2 x 20,2
Lugar : Austin (Texas): Harry Ransom Humanities Research Center. Col. H. Gernsheim.
Procedencia : F. Bauer
Bibliografia : RH(30) ; MBP(325) ; JCC(1894) ; CPPE ; GP(162) ; HGa ; HAG(118) ; CBN(88) ; PJa(86) ; PJb ; HGb(50).
Para más información remitiros a
Fuente original: http://www.niepce.com




El saqueo de Grecia, preludio de grandes acontecimientos

11 07 2011

Rafael Poch | 01/07/2011
 
El crack del capitalismo neoliberal -léase, “la crisis”- abrió en 2008 una oportunidad óptima para construir una Europa mejor. Para ello había que poner coto al dictado financiero y meterse en una profunda revisión institucional que diera un carácter ciudadano y social a una Unión Europea que fue construida a la medida de los negocios. Un “New Green Deal”, como se decía entonces, que utilizara la crisis para afrontar la super crisis del cambio climático y la transición energética. Para meterse en algo así había que arriesgarse, como hizo Gorbachov en la URSS, tener ideales y ser valiente. Demasiado para los políticos rutinarios que dominan el paisaje entre Lisboa y Varsovia. Así que siguieron con lo mismo. Con ello repiten la conducta de la era Brezhnev en la URSS, que evitó una crisis por la vía de negarla, lo que condujo a una crisis mucho mayor, con quiebra del superestado soviético veinte años después. No hay duda: esta gente nos lleva ahora a un segundo batacazo. Y no será en veinte, sino en bien pocos años.
 
Hacen creer que la crisis consiste en la insolvencia de los países del sur, sugiriendo colisiones de interés entre ciudadanos griegos y alemanes, cuando el problema está en el capital en su conjunto, porque los principales bancos europeos alemanes, franceses y británicos están implicados y expuestos hasta el cuello por la explosión de las burbujas inmobiliarias de todos ellos. En lugar de actuar en el orden de cosas que llevó a la crisis, es decir contra la desregulación neoliberal, Bruselas y Berlín, y detrás todos los demás, mantienen ese orden poniendo dinero en los países periféricos. Con ello sólo ganan tiempo con un mecanismo que se parece mucho a una pirámide financiera que sólo altera la estructura de la deuda, nacionalizándola, y no su monto.
 
El negocio de la financiación privada de los estados
 
En Grecia la deuda no disminuye, sino que crece. Lo único que disminuye es la exposición del sector privado (bancos, aseguradoras y fondos), gracias a la nacionalización de los riesgos que practica el Banco Central Europeo (BCE) con sus compras. Uno de los problemas es que los estados se financian a través de los mercados, y no directamente vía el BCE.
 
El BCE presta dinero a un interés de 1,25% a los bancos, que a su vez se lo prestan a los estados a intereses mucho mayores. A Austria, por ejemplo, se lo prestan a un interés del 4,05%. Si el país hubiera sido financiado directamente por el BCE en 2010 se habría ahorrado 4600 millones de euros. En el mismo escenario Alemania se ahorraría 25.000 millones anuales. Y el fardo de Grecia sería menos pesado.
 
Actualmente Grecia está pagando un interés medio del 4,68% por su deuda, lo que representa que Atenas paga 15.900 millones anuales sólo de intereses, sin reducir un céntimo su deuda. Es decir, dedica el 29% de sus ingresos anuales (55.600 millones) al pago de intereses: casi un euro de cada tres va para los bancos, sin cuya desregulación e irresponsabilidad (invirtiendo en negocios meridionales tan estúpidos y fantasiosos como rentables) nunca se habría llegado al actual problema. Si en lugar de ese esquema el BCE prestara el dinero a un interés, digamos, del 0,5%, Grecia habría pagado por intereses 1700 millones en lugar de los 15.900 y se habría endeudado por 6.400 millones en lugar de por 20.600 millones.
 
Manda el politburó
 
Desde hace casi tres años, el BCE viene practicando esta subvención a la banca privada a cuenta del contribuyente sin que las instituciones digan ni pío al respecto. Desde hace un año el seudónimo de esta subvención pública a los bancos se llama “rescate de Grecia”, “rescate de Irlanda“, “rescate de Portugal” (con mucho dinero español en riesgo), etc.
 
Nuestros parlamentos e “instituciones democráticas” tienen en este proceso un papel parecido al de la Asamblea Suprema del Pueblo de Corea del Norte sobre el devenir del país, es decir igual a cero. Quien manda es un politburó no electo de poderes fácticos oligárquicos. Desde la central (Bruselas, Berlín, FMI) ese politburó ha chantajeado descaradamente a Grecia diciéndole textualmente que si no aprobaba nuevos recortes sociales y privatizaciones no le concedería los nuevos créditos del segundo rescate e incluso le retiraría los ya acordados. Es lo que Marlon Brando designa en “El Padrino”, como hacerle a alguien, “una propuesta que no podrá rechazar”.
 
El nuevo ministro de finanzas griego, Evangelos Venizelos, reconoce que el gabinete de Atenas no gobierna sino que se limita a “cumplir órdenes”. El diario Kathimerini constata que, “un país al completo ha sido convertido en provincia de un imperio más económico que político, que, a su vez, está secuestrado por toda una serie de compañías de inversión y agencias de calificación con monstruosos poderes y codiciosas aspiraciones”.
 
Recortar, privatizar, enloquecer
 
Con el segundo paquete de rescate, Grecia deberá recortar gastos por valor de 28.000 millones hasta el año 2015, el 12% de su PIB. Esa nueva mordaza asfixiará aun más toda perspectiva de crecimiento. Los impuestos aumentarán, pero no se recaudará más porque muchos ciudadanos se negarán a pagarlos en protesta. Otros 50.000 millones se deberán obtener mediante privatizaciones de 850 puertos, 39 aeropuertos, autopistas, ferrocarriles, casinos, bancos, compañías eléctricas y hasta de la lotería nacional, pero muchos observadores consideran que, incluso a precios de ganga, todo eso será complicado de vender. El motivo es que en el politburó ya no se discute si Grecia quebrará, sino cuando lo hará y en qué condiciones. Ante la perspectiva de una quiebra y de un regreso al dracma, nadie comprará nada griego, por barato que se lo ofrezcan.
 
El saqueo de Grecia es una empresa puramente destructiva y cortoplacista. Más allá de una defensa inercial de intereses egoístas, lo más probable es que el politburó no tenga ni idea de adonde nos lleva. De lo que se trata ahora es de organizar una “quiebra suave” para Grecia, lo menos traumática posible para el conjunto del sistema europeo y seguir tirando. Después ya se verá.
 
El horizonte es un colapso social en Grecia. Se invita a toda una sociedad a enloquecer y postrarse. El régimen político acorde con una sociedad enloquecida no es la democracia, ni siquiera su actual caricatura, sino la dictadura. Eso es lo que ocurre cuando los ahorros de toda una vida pasan de alcanzar para una jubilación digna a costear un par de zapatos, como ocurrió en 1992 en la Rusia de Boris Yeltsin, instaurador, en 1993, de la actual autocracia presidencial-oligárquica rusa con el aplauso de Occidente. La actual política europea apunta a desmantelar las conquistas y logros de medio siglo. Ya ocurrió en América Latina, ya ocurrió en Rusia. Ahora lo están imponiendo en Grecia, pero después de Grecia vienen los demás, primero Irlanda y Portugal, luego España, Italia. Detrás aparece Francia. Hasta en la supuestamente exitosa Alemania es patente la degradación laboral y social.
 
Estamos en los primeros compases de una reacción, conservadora y catastrófica, de ámbito europeo. No creo que los europeos sean tan mansos como los rusos de los años noventa. Con su próximo gobierno postfranquista de mayoría absoluta y sus indignados, que han venido para quedarse, España podría ser un escenario central. Ha quedado claro que el “New Green Deal” europeo es completamente imposible sin intervención de la ciudadanía. Nos esperan grandes acontecimientos.

Xao.





Especial Starmus: todos los vídeos

9 07 2011

Si eres de los que no tuvieron tiempo para ver los vídeos que fuimos colgando en lainformacion.com, aquí os dejo el pequeño especial que hemos montado para agrupar nuestro trabajo en el festival Starmus. No es como haber estado allí, pero podrás echar un buen ratito escuchando a astronautas y científicos hablar de la exploración espacial. Si tu conexión lo permite, te recomiendo marcar la opción HD en los vídeos.

Enlace: Festival Starmus, l





Del relativismo al cientificismo

7 07 2011
Si hiciésemos una encuesta sobre quien es el pensador que más ha influido en la sociedad actual aparecerían muchos nombres. Probablemente entre ellos no estaría Protágoras, un sofista del siglo V a.C. y, sin embargo, una de sus ideas centrales parecen permear amplios estratos de la sociedad que afirma sin rubor “es que esto es verdad para mí”. Protágoras es el padre del relativismo; su famosa máxima “el hombre es la medida de todas las cosas”, tantas veces citada fuera de contexto, viene a resumir su pensamiento de que las apariencias de las cosas percibidas por una persona y sus creencias son la verdad para esa persona. Protágoras intenta eliminar la objetividad y, ya puestos, la Verdad, con mayúsculas.
El relativismo ha tenido sus defensores a lo largo de los siglos, y uno bien notable en el siglo XX fue Paul Feyerabend, un filósofo de la ciencia. Hoy día podemos encontrar su influencia en el pensamiento meditado o regurgitado de muchas personas y es fuente de división entre las dos culturas de las que hablaba C.P. Snow.
El auge de las pseudociencias, el pensamiento mágico, culturas new age y el desprecio y alarde de desconocimiento de la ciencia por parte de la clase dirigente y buena parte de los llamados intelectuales hunde sus raíces en esta actitud (pues es actitud, ya que no resiste el mínimo análisis racional).
Pero, ¿qué es el relativismo? ¿Qué implica? El Manifiesto Relativista (basado en algunas ideas de Feyerabend) podría articularse de la siguiente forma:

La ciencia tiene una inmerecida posición de privilegio en la cultura. El llamado método científico es una entelequia, por lo que no se puede justificar que la ciencia sea la mejor forma de adquirir conocimiento. Ni siquiera los resultados de la ciencia prueban su superioridad, ya que estos resultados han dependido muchas veces de la presencia de elementos no científicos: casualidades, serendipias, coyunturas sociales, políticas, religiosas o personales.
La prevalencia de la ciencia es una opción ideológica y otras tradiciones, a pesar de sus logros, no han tenido su oportunidad. La ciencia está más cerca del mito de lo que la filosofía científica está preparada para admitir. Es sólo una de las muchas formas de pensamiento que ha desarrollado el hombre y no necesariamente la mejor. Es inherentemente superior sólo para aquellos que ya han decidido en favor de una cierta ideología, o aquellos otros que la han aceptado sin más, sin haber examinado sus límites y sus ventajas.
A la separación de la iglesia y el estado debería añadirse la separación de la ciencia y el estado con objeto de permitirnos alcanzar la humanidad de la que somos capaces. Si la sociedad libre y democrática ideal es una sociedad en la que todas las tradiciones tienen derechos iguales e igual acceso a los centros de poder, entonces la ciencia es una amenaza para la democracia. Para defender a la sociedad de la ciencia deberíamos poner la ciencia bajo control democrático y ser intensamente escépticos con los “científicos expertos”, consultándoles solamente si están controlados democráticamente por tribunales de no-científicos.
La prepotencia científica va mucho más allá ya que el objeto ontológico de la ciencia, “el mundo o universo”, está constituido no solo de una clase de cosas sino de un número incontable, cosas que no pueden “reducirse” unas a otras. De hecho, no hay razón para suponer que el universo tenga una sola naturaleza determinada. Más bien somos los que nos preguntamos por esa supuesta naturaleza los que construimos el mundo en el curso de nuestras pesquisas, y la pluralidad de nuestras investigaciones asegura que el mundo mismo es cualitativamente plural: los dioses homéricos y las partículas subatómicas son simplemente formas distintas en las que el “Ser” responde a diferentes tipos de investigaciones. El mundo “en sí mismo” nunca puede ser conocido.
Esta incapacidad para acceder a la verdad última del universo lleva a que existan creencias y modos de vida contradictorios. Pero ninguna de esas creencias, y sus modos de vida asociados, es ni metafísica ni epistemológicamente superior a otra, por lo que el relativismo es la solución. Una verdadera sociedad libre y democrática será aquella en la que todas las tradiciones tengan derechos iguales e igual acceso a los centros de poder. En este sentido, los padres deberían ser capaces de determinar el contexto ideológico de la educación de sus hijos, en vez de tener un número limitado de opciones debido a los estándares científicos.

¿Chocante? Y, sin embargo, muchos de los puntos del Manifiesto Relativista los reconocemos implícitamente en los discursos de muchos políticos, “intelectuales” y pseudocientíficos, sin que ninguno se llame a sí mismo relativista, ni examine el origen de sus posiciones.
No nos confundamos, algunas religiones organizadas, notoriamente la católica y la islámica, atacan el relativismo, pero entendido como cualquier cosa que ponga en pie de igualdad cualquier creencia con la revelada por sus respectivos dioses/profetas. Este ataque de las religiones hace que, a ojos de algunos, el término relativista sea visto como algo bueno o, al menos, no malo.
Pero no solamente magufos y gente de letras más o menos limitadas, también hay científicos de primer nivel que lo dan por sentado. En este sentido, y a título de ejemplo, es interesante este texto de John Eccles, neurocientífico merecedor del premio Nobel, extraído de su libro  “La psique humana” y que abraza muchos de los puntos del Manifiesto Relativista:

Una insidia perniciosa surge de la pretensión de algunos científicos, incluso eminentes, de que la ciencia proporcionará pronto una explicación completa de todos los fenómenos del mundo natural y de todas nuestras experiencias subjetivas: no sólo de las percepciones y experiencias acerca de la belleza, sino también de nuestros pensamientos, imaginaciones, sueños, emociones y creencias […]. Es importante reconocer que, aunque un científico pueda formular esta pretensión, no actúa entonces como científico, sino como un profeta enmascarado de científico. Eso es cientificismo, no ciencia, pero impresiona fuertemente al profano, convencido de que la ciencia suministra la verdad. Por el contrario, el científico no debe pretender que posee un conocimiento cierto de toda la verdad. Lo más que podemos hacer los científicos es aproximarnos más de cerca a un entendimiento verdadero de los fenómenos naturales mediante la eliminación de errores en nuestras hipótesis. Es de la mayor importancia para los científicos que aparezcan ante el público como lo que realmente son: humildes buscadores de la verdad.

Una de las acusaciones que los relativistas de todo pelo (de bases filosóficas, religiosas, míticas, espirituales, humanísticas o pseudocientíficas) lanzan peyorativamente a los que afirmamos que la ciencia es la forma de conocimiento por antonomasia es la de que somos cientificistas, como hace Eccles, que para nosotros la ciencia es una religión o una ideología, al mismo nivel que cualquier otra. Sin embargo, si partimos de una hipótesis bien sencilla, a saber, que en el universo de una misma causa se sigue siempre un mismo efecto, ceteris paribus, podemos establecer un criterio de clasificación de las tradiciones del conocimiento independiente del camino que recorran, basándonos solamente en los resultados. Existirán entonces las que permitan describir el universo y lo que en él sucede, y usar ese conocimiento para predecir hechos consistentemente, mejorar nuestra vida (tratando la enfermedad con eficacia) y modificando el entorno a nuestra conveniencia (máquinas, estructuras), y las que no. Sólo un tipo de conocimiento es capaz de superar este test, la ciencia, además confirmando que lo complejo es reducible a partes más simples incluso si el todo es más que las partes.
De esta forma el cientificismo se reivindica. Podemos definir el cientificismo, pues, como la visión del mundo en todas sus manifestaciones que afirma que éstas son entendibles y explicables por la razón empírica, sin necesidad de recurrir a especulaciones míticas, religiosas o sobrenaturales de ningún tipo, y que genera el único conocimiento cierto. Esta definición es más dura de lo que parece, pues de aquí se deduce que:
a)  Las ciencias experimentales son más importantes que las humanidades/”ciencias sociales”/artes/religiones a la hora de comprender el mundo en el que vivimos, o incluso, son lo único que necesitamos para esa comprensión.
b) Sólo es aceptable intelectualmente una metodología científica. Por lo tanto, si las humanidades/”ciencias sociales”/artes/religiones quieren ser parte del conocimiento genuino deben adoptarla y asumir las consecuencias.
c) Los problemas filosóficos son realmente problemas científicos y sólo deben ser tratados como tales.
En otras palabras, cualquier pregunta con sentido y significado sobre el universo puede ser respondida con los métodos de la ciencia. Otra cosa es que las implicaciones intelectuales, políticas, e incluso presupuestarias, no sean del agrado de muchos.

Fuente original: Experientia Docet Por Experientia Docet





¿A quién le importa que se funda el Ártico?

5 07 2011

Redacción by Enchufa2

He pasado dos semanas alucinantes recorriendo el Ártico a bordo de la expedición Arctic Tipping Points (un proyecto financiado por el 7º Programa Marco de la UE y el MICINN).
Han sido dos semanas llenas de baches, a pesar de la calma irreal de sus aguas (como la de una bañera de mercurio), debido a los altibajos emocionales incesantes día tras días. Y es que la rutina del barco, creo yo, estaba diseñada con inquina: perfectamente planificada para que los tripulantes del Jan Mayen abandonásemos la expedición sin saber si reír o llorar. Cada día, las excursiones matutinas, los paisajes helados, los emocionantes avistamientos de ballenas, osos y morsas… eran sucedidos por conferencias y presentaciones científicas, donde se hacía imposible eludir que todo aquello está desapareciendo ante nuestros ojos. El Ártico, ese lugar encantado que acabamos de conocer, padece un cáncer de los graves. Valdría para un argumento de drama romántico hollywoodiense si no fuese tan real.

Y quizás ese fuese el problema: la realidad de toda esta historia. En altamar, rodeados de pruebas, probetas y  razones, el cambio climático no se deja disfrazar de ficción. No es una película de miedo, un mero entretenimiento, ni siquiera una amenaza, o una noticia emitida durante 2 minutos en el telediario de la sobremesa que cesará en cuanto empiecen los anuncios. En el Ártico, más que en ninguna otra parte, el cambio climático es un hecho: visible e innegable día a día en el deshielo de los glaciares, en la desorientación de los osos polares, en la zona de hielo marginal polar que retrocede hacia un nuevo récord cada año.
Sólo así planteado, como hecho, resulta necesario buscar una respuesta a este problema inminente. De hecho, cada tarde, en las reuniones vespertinas del Jan Mayen, se hablaba de todos estos temas: de la lucha contra el cambio climático, de cómo hacer llegar mejor el mensaje a la sociedad, de cómo conseguir producir cambios significativos; de cómo mejorar el mundo, en definitiva. Eran conversaciones trascendentes, conscientes de su peso, pero sin el menor rastro de escepticismo (para variar).


Fotografía | Almudena M.Castro

La actitud habitual ante estos problemas, en cambio, suele ser la negación: en algunos casos porque se niega de entrada que exista el cambio global, un problema más o menos habitual que se soluciona con información. Pero pienso que la mayoría, simplemente, omite el problema. Como dice Carlos Duarte, investigador del CSIC, cambia de canal: bien porque lo considera ajeno o bien porque “tiene las alubias al fuego” y ahora mismo no lo puede atender. Sencillamente, el cambio climático se considera una cuestión menor, perfectamente prorrogable. Un “plus” al comportamiento del buen ciudadano: “no tires las colillas al suelo, cede tu asiento a la anciana de al lado, salva a las ballenas y recicla”.

Esta actitud está claramente retratada en un icono del ecologismo como es el oso polar. A fin de cuentas, como se preguntaba uno de los compañeros de la expedición, el director de cine Tom Fernández: ¿para qué sirve un oso?, ¿a quién le importa que se derrita el Ártico? Salvar a este tipo de ecosistemas parece una cuestión secundaria, una lucha abstracta por la belleza (siempre nos quedarán los museos con sus fotos), por la conservación de algo que no es útil para nosotros, sino Bueno y Bello en sí mismo quizás, pero perfectamente prescindible. Consecuentemente, se borran del anuncio otros elementos del ecosistema menos “bonitos”: los copépodos, las bacterias, el fitoplancton… independientemente de la función ecológica que puedan cumplir, está claro que tienen peor prensa.

Nada más lejos de la realidad: la lucha contra el cambio climático no es un Bien Moral. Tampoco una cuestión de elegancia o de civismo gratuito, ni la nostalgia de cuatro hippies enamorados de las ballenas. El Bien así planteado es prorrogable porque no tiene consecuencias (Dios perdona los pecados veniales). Todo lo contrario: la lucha contra el cambio climático es necesaria y urgente porque es interesada y egoísta, en el mejor de los sentidos. Lo preocupante de que se deshiele el Ártico no son los hermosos paisajes, ni siquiera los osos, que, a fin de cuentas, pocos afortunados han visto o verán en directo: lo grave es que este delicado punto de inflexión, tan aparentemente alejado de nuestro cálido hogar, implica cambios irreversibles también a nivel global: implica consecuencias directas sobre nuestras vidas, sobre el equilibrio que ha posibilitado el desarrollo de la civilización que conocemos.

Fuente original: Amazings.es





rescate aéreo

28 06 2011



Parece una fantasía de película. Y lo cierto es que apareció en una. Hablamos de la idea de recoger a una persona desde el suelo y subirla “en marcha” a un avión que vuela a baja altura. ¿No resultaría herida por el cambio brusco de velocidad? ¿Cómo podría soportar la aceleración? Parecen problemas irresolubles pero la motivación generada por la guerra fría y la imaginación de algunos inventores fue capaz de superarlos.
El primer paso consistió en averiguar si era posible sin (intentar) saltarse las leyes de la física. Para el avión no hay ningún problema. Mientras su masa sea muy superior al objeto recogido, puede mantener suficiente velocidad para seguir volando sin entrar en perdida y caer. Tampoco hay problema desde el punto de vista de los materiales. Un cable de acero o de material sintético puede resistir una fuerza equivalente al peso de muchas toneladas o, lo que es igual, la masa de una persona que sufre una aceleración tan fuerte como para poner en riesgo su vida.
Una vez comprobado que no es imposible, lo que queda es un “simple” problema de ingeniería. Básicamente, desarrollar un dispositivo que enganche y eleve a una persona sin que el impacto y la aceleración lo hieran o maten. Para simplificar el problema, mejor empezar con algo más ligero, pequeño y resistente que una persona.
En 1920, Lytle S. Brown desarrollo un sistema para recoger el correo desde un avión. Su sistema fue perfeccionado posteriormente por la empresa “All American Aviation”. El dispositivo de recogida consistía en un par de postes unidos por un cable horizontal del que colgaba una saca con el correo que debía recoger el avión. Veinte años después, la segunda guerra mundial estaba en su apogeo. Rescatar espías y soldados escondidos tras las líneas enemigas era un problemas muy real y frecuente. Descartados los frágiles y primitivos helicópteros, alguien sugirió utilizar la misma técnica con personas.
Los primeros ensayos con maniquíes e inocentes ovejas sirvieron para probar el sistema y medir aceleraciones de 17g en el momento de la recogida. Soportables pero muy cerca del límite humano. Tras algunas modificaciones en soportes y arneses la aceleración se redujo a 7g que es un nivel elevado pero perfectamente aceptable durante un intervalo breve. Y llego el momento de probarlo en humanos como se ve en el siguiente vídeo.
Pinche aquí para ver el vídeo
Personalmente, sigo dudando sobre que es más peligroso. Ser recogido con un cable es suficientemente malo. Pero un avión pasando en vuelo rasante sobre mi cabeza puede ser aún peor. Cualquier golpe de viento o un pequeño fallo del piloto y aumentaría el número de personas a rescatar. O de cadáveres. Tal vez por eso, el sistema se consideró posible pero demasiado peligroso y apenas fue utilizado.
Nuestra historia nos lleva a saltar otros 10 años. A principios de los 50, la península de Corea esta en guerra y hay quien sospecha que el enfrentamiento entre los Estados Unidos y China es inevitable. Es el momento para que aparezca un inventor obsesionado con la idea de rescatar a aviadores perdidos. Robert Edison Fulton Jr. era un pariente lejano del diseñador del primer barco de vapor comercial. Él mismo era un inventor con numerosas patentes y diseños. Entre ellos, el “Airphibian”, un híbrido entre automóvil y avioneta que consiguió todas las autorizaciones para volar pero no la financiación para construirse en serie.
Este desarrollo le hizo reflexionar sobre como podría rescatar a un usuario del “Airphibian” si su vehículo lo dejaba tirado en un lugar inaccesible. Aunque conocía los diseños anteriores pensó que era necesario algo más sencillo y seguro. Y, cuando consiguió un diseño prometedor, se puso en contacto con la recién nacida CIA. Después del ejercito, ellos eran los que mas interés tenían en infiltrar personal que luego quería recuperar de forma discreta y, preferiblemente, ilesos.
El sistema recibió varios nombres, “Skyhook”, STARS (“Surface To Air Recovery System), o, simplemente, sistema Fulton. El cambio fundamental se produjo en la forma de enganche. Un pequeño globo de helio se elevaba arrastrando un cable-guía. El avión localizaba el globo y lo enganchaba mediante unos “cuernos” especiales situados en su morro. Este dispositivo liberaba el globo pero mantenía sujeto el resto del cable y amortiguaba la aceleración de la recogida. Otros cables adicionales protegían las alas y el resto del avión para evitar accidentes. No hay que olvidar que los globos-barrera con cables eran utilizados para derribar aviones durante la segunda guerra mundial. Ahora, el riesgo para avión y pasajero estaba más igualado. Lo mejor es ver otro vídeo con su funcionamiento real.
Pinche aquí para ver el vídeo
¿Serviría para personas? Sí, y sin ningún problema. La aceleración no era muy distinta al impacto que se sufre al abrir un paracaídas. Tras algunos ensayos, y como era de esperar, su primer uso fue el espionaje. Los norteamericanos localizaron una estación militar polar que los soviéticos se habían visto forzados a abandonar.
En la denominada operación “Coldfeet”, dos agentes fueron lanzados en paracaídas sobre el hielo, analizaron la tecnología antisubmarina utilizada en la base y fueron recuperados mediante el sistema “Skyhook”. La recogida se realizó a pesar de los fuertes vientos que arrastraban el globo y a los pasajeros. Imagino que la situación fue mucho más peligrosa que la recogida en esta práctica.
Pinche aquí para ver el vídeo
Tras este primer éxito, el sistema fue empleado con éxito en numerosas ocasiones aunque, probablemente, no se conocen todas y ni tampoco los posibles accidentes. Oficialmente, fue utilizado en 98 misiones de recogida con un único accidente mortal. Un hombre desorientado que, una vez dentro del avión, se soltó del gancho antes de anclarse y cayó por la escotilla. En cualquier caso, el desarrollo de helicópteros con mayor autonomía y los avances en el reabastecimiento aéreo de combustible volvieron innecesario al “Skyhook”. El sistema dejó de utilizarse a finales del siglo XX.
Aún no he mencionado la película pero, después de esta explicación, comprenderéis que tenía que ser uno de los juguetitos de James Bond. En el último vídeo podéis ver su aparición al final de la película Thunderball. Mira que lo tenían fácil y, aún así, los guionistas cometieron un error de bulto que seguro que sois capaces de encontrar enseguida.
Pinche aquí para ver el vídeo
Casi me tienta recuperar este invento como deporte de riesgo. Seguro que no me faltarían clientes para probarlo.

 
———————-
Documentación adicional (pdf): The Praetorian Starship, Coronel Jerry L. Thingpen, Air University Press, Maxwell Air Force Base, Alabama.

Fuente Original; Amazings.es