Explicando la Realidad (1ª parte)

17 10 2011

Ya tenía los Elementos y el libro de al-Jwarizmi…

 Los Elementos es un tratado matemático y geométrico que se compone de trece libros, escrito por el matemático griego Euclides cerca del 300 a. C. en Alejandría.
Los Elementos es considerado uno de los libros de texto más divulgado en la historia y el segundo en número de ediciones publicadas después de la Biblia (más de 1000).
Durante varios siglos, el quadrivium estaba incluido en el temario de los estudiantes universitarios, y se exigía el conocimiento de este texto. 
Aún hoy se utiliza por algunos educadores como introducción básica de la geometría.
En estos trece volúmenes Euclides recopila gran parte del saber matemático de su época, representados en el sistema axiomático conocido como Postulados de Euclides, los cuales de una forma sencilla y lógica dan lugar a la Geometría euclidiana.
 

 
El tratado de Álgebra de al-Jwarizmi es una introducción compacta al cálculo, usando reglas para completar y reducir ecuaciones. Además de sistematizar la resolución de ecuaciones cuadráticas, también trata geometría, cálculos comerciales y de herencias. Quizás éste es el libro árabe más antiguo conocido y parte de su título “Kitab al-jabr wa’l-muqabala” da origen a la palabra álgebra. Los términos al-jabr y al-muqabala se utilizan para denominar lo que nosotros entendemos por transposición de términos y posterior simplificación de términos semejantes con coeficientes negativos y positivos. Una posible traducción del título sería “El libro de restaurar e igualar” o “El arte de resolver ecuaciones”. 

La aparición de este libro es un acontecimiento en la historia de las matemáticas: por primera vez aparece en un título la palabra “álgebra” para designar una disciplina matemática distinta y dotada de una terminología propia.
De todas las copias que se conocen del Algebra de al-Jwarizmi, la más completa y en mejor estado es una del siglo XIV, conservada en la Universidad de Oxford, sobre la cual se ha elaborado la presente traducción. En lugar de transcribir el texto árabe, se ha optado por reproducir el manuscrito, por ser muy claro y de muy hermosa caligrafía.

Texto de una edición árabe de su álgebra (El Cairo, 1968) donde se explica como resolver la ecuación x^2 + 10x = 39

En fin, era cuestión de tiempo y ayer fué el día. 😉
El siguiente de mi lista de imprescindibles era esta obra de arte, “Principios Matemáticos de la Filosofía Natural” de Sir Isaac Newton.

De 1686, es la obra más importante de Newton y una de las mayores obras intelectuales escritas, Principios matemáticos de la filosofía natural, los Principia, obra que consta de tres libros: los dos primeros establecen las bases teóricas de la mecánica clásica -expuesta según un método matemático-geométrico que, luego, aplica en el libro tercero a los movimientos celestes, determinando de esta manera, y precisándola cuantitativamente, la existencia de la gravitación universal: fuerza por la que dos cuerpos cualesquiera en el universo se atraen según el producto de sus masas y el inverso del cuadrado de su distancia. Presupuesto y teorema fundamental de la teoría es la consideración de todos los cuerpos a modo de masas puntuales concentradas en su centro.

Después de varios incidentes, finalmente Halley, rival de Newton, tuvo la honra de costear la impresión de la obra que apareció con el título Philosophiae naturalis principia mathematica, cuyos tres volúmenes se publicaron en 1686-87, y en la que por primera vez apareció la inmortal doctrina newtoniana sobre la atracción universal. La obra fue fríamente acogida en Europa, donde reinaban las doctrinas cartesianas, y especialmente Leibniz -con quien ya había tenido problemas anteriores- se declaró en su contra. Voltaire y Maupertuis, en cambio, se esforzaron en hacer triunfar la nueva doctrina. En la Royal Society se conserva el manuscrito de los Principia, todo de su mano, juntamente con el cuadrante solar que construyó siendo niño y su telescopio reflector. En 1691 resultaba ya difícil conseguir un ejemplar de esta obra. Los Principia no daban informe alguno acerca de su nuevo cálculo, pues éste se informó al mundo científico hasta 1693, en el segundo volumen de las obras del doctor Wallis, quien dió crédito total a Newton -genuino inventor-, ya que muchos pensaban que el método de las fluxiones se debía a Leibniz. 


En fin, se me antoja brutal  😉


Alé !!

Anuncios

Acciones

Information

One response

28 04 2012
Anonymous

Hola compañero!

Mira, me encantaría saber el nombre de la editorial que publicó estas ediciones (sobre todo la de Los Elementos y el de Isaac Newton. Me interesan mucho! Pueden enviarme la informacion de editorial y año de la edicion a esta direccion?

Slimnooze@hotmail.com

Te estaría eternamente agradecido!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: