La Vía Láctea, el espectáculo del verano

3 08 2011
Uno de los espectáculos que nos brinda el cielo nocturno de verano es la Vía Láctea. Si tenéis la oportunidad de verla desde un sitio oscuro la experiencia se vuelve inolvidable. Además, en verano suelen coincidir una serie de factores que hacen imperdonable perderse esa visión, buen tiempo, noches despejadas y a veces, las vacaciones.
Lo ideal es alejarse de las grandes ciudades, buscar sitios oscuros en entornos naturales, se me ocurren unos cuantos, Monfragüe (Cáceres), Sierra de Cazorla, (Jaén) o desde el Parque Nacional del Teide (Tenerife)…. Si nunca habéis visto la vía láctea puede que la confundáis con nubes altas, sí nubes, no es la primera vez que algún amigo me dice sorprendido que pensaba que “eso” eran nubes. En esta época al hacerse de noche es posible ver un gran arco blanquecino cruzando el cielo, ¡ahí la tenemos! .
Visualmente podemos distinguir muchas de  su zonas. Si miramos al sur, esa parte del arco es mucho más contrastado, ahí tenemos el centro de nuestra galaxia (Sagitario y Escorpio). Esta zona es una delicia recorrerla con unos simples prismáticos, cúmulos abiertos y globulares, regiones de formación estelar como La nebulosa de La Laguna (M8), Trífida (M20) o el Águila (M16).


Imagen | Daniel López disfrutando de una bonita noche de verano bajo el núcleo de nuestra propia galaxia

La llamativa estructura piramidal del fondo es el laboratorio solar, la Pirámide “Van der Raay”. Dentro, el instrumento MARK-I estudia el interior del Sol “indirectamente” a través de la vibración en su superficie. Dicho instrumento es uno de los más antiguos y lleva proporcionando datos de manera ininterrumpida del Sol desde 1976.
En primer plano uno de los paneles del Sistema Solar a escala. Una serie de paneles repartidos por todo el Observatorio del Teide dan una idea de las escalas, distancias y tamaños relativos del Sol y los planetas. En ese panel se distingue un circulo transparente en la parte superior representando el tamaño del Sol.  No deja de ser curioso que pocos metros más al fondo se encuentre el laboratorio Solar y a unos 27.000 años luz el núcleo de nuestra propia galaxia. Y lo mejor, yo ahí en medio disfrutando de las casi 3.000 estrellas que podemos ver a simple vista de las 300 mil millones que forman la Vía Láctea.



Esta foto está tomada desde un mirador del Parque Nacional del Teide, se puede apreciar el gran arco de la Vía láctea cruzando en cielo de horizonte a horizonte. Para tomarla se usó la técnica de mosaico, realmente son 4 fotos unidas ya que de otra forma sería imposible abarcar los 180º que cubre el campo de esta foto.
Una curiosidad, aunque veamos nuestra galaxia u otras galaxias muy compactas y coloridas, cuando se produce un encuentro entre dos de esas mega-estructuras cósmicas, ninguna de las estrellas que la forman llegan a colisionar, se produce un encuentro gravitatorio y se deforman mientras se atraviesan como dos “fantasmas”.
Para llegar a comprender bien esto, si reducimos el tamaño de sol al de una naranja, a escala, si nos situamos en Tenerife, la estrella más cercana al sol o la tierra se encontraría en Londres. Así que podéis imaginar que todo lo que hay entre Tenerife y Londres es vacio entre dos naranjas.



Por último, una foto donde estoy señalando al núcleo de nuestra galaxia, la vía láctea. Tomada en el Observatorio del Teide, en la Pirámide.

Fuente: from Amazings.es

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: