Los ojos mas antiguos del mundo

30 06 2011

Un equipo internacional de investigadores, entre los que se encuentra un científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha hallado los ojos fósiles más complejos y antiguos del mundo. Los ojos, muy bien conservados, pertenecieron a una especie de artrópodo marino que poblaba la Tierra hace 515 millones de años y que tenía un modo de vida similar al de una langosta. El descubrimiento, llevado a cabo en un yacimiento paleontológico al sur de Australia, se recoge en el último número de la revista Nature.

Los ojos, de un centímetro de diamétro, están formados por miles de pequeñas lentes, igual que los de algunos insectos y crustáceos de la actualidad. Pertenecieron probablemente a un animal grande, activo y cazador, y por el tamaño del ojo, los científicos creen que podría medir unos 20 centímetros. “Ya se habían hallado antes ojos compuestos fósiles, pero nunca tan complejos. Cada uno está formado por más de 3.000 pequeñas lentes, lo que hacía que el animal tuviera una visión muy aguda. Además, una zona de lentes más grandes, similar a la que tienen las libélulas, le permitía ver en ambientes de poca luminosidad”, destaca Diego García-Bellido, investigador del CSIC en el Instituto de Geociencias.

El hallazgo ha tenido lugar en unas rocas de la localidad de Emu Bay Shale, en la Isla Canguro. Los sedimentos que contienen los fósiles se depositaron poco después de la “explosión” de diversidad del periodo Cámbrico, un evento evolutivo que marcó, hace entre 540 y 520 millones de años, la aparición de casi todos los grupos animales actuales, como los artrópodos, moluscos, equinodermos o cordados.

Según García-Bellido, el trabajo demuestra que la visión era “extremadamente compleja” ya desde el origen de la vida animal en el Cámbrico. Las lentes producen cada una un píxel de resolución visual, lo que significa que el animal veía el mundo con una resolución de más de 3.000 píxeles por cada ojo. Las libélulas de la actualidad tienen los ojos de mayor agudeza conocidos y ven el mundo con casi 30.000 píxeles. “La capacidad de ver a un depredador podía ser la diferencia entre la vida y la muerte, o en términos evolutivos, entre sobrevivir o extinguirse. La presión de la selección natural debió de ser muy fuerte para desarrollar y refinar el sentido de la vista. Tanto es así que algunos científicos sugieren que la visión fue uno de los motores que propulsaron la radiación animal durante el Cámbrico”, detalla el científico.

Hasta ahora se conocían los ojos mineralizados de los trilobites, un tipo extinto de artrópodos emparentados con los cangrejos, los escorpiones o los insectos, que poblaron los océanos durante el Paleozoico (hace entre 540 y 250 millones de años). “Los ojos del artrópodo que hemos encontrado son mucho más elaborados que los de los trilobites con los que convivían: tienen 3.000 lentes en comparación con las 100 de los trilobites y el diámetro de cada una de ellas también es mayor”, asegura García-Bellido.

Las excavaciones en esta fructífera localidad de Australia, lideradas por el South Australian Museum, comenzaron en 2007. Desde entonces, este equipo de investigadores ha sacado a la luz más de 5.000 ejemplares de unas 50 especies marinas distintas, muchas todavía sin describir. Entre los fósiles encontrados, ubicados sólo a un metro y medio de profundidad, destacan varias especies de trilobites, varios tipos de artrópodos no emparentados con ningún grupo actual, numerosos gusanos marinos, algas, esponjas y braquiópodos, entre otros.

“Hemos comprobado que cuanto más profundo excavamos, menos deterioradas están las rocas y mejor conservados están los fósiles. Sabemos que las rocas se extienden a lo largo de centenares de metros, por lo que el potencial de descubrimientos durante las próximas décadas es espectacular”, asegura García-Bellido, que colabora en el trabajo con científicos de las universidades de Adelaida, Nueva Inglaterra, South Australia y el Natural History Museum de Londres.

Fuente original: http://www.muyinteresante.es/los-ojos-mas-antiguos-tienen-515-millones-de-anos

Anuncios




Actualización en "Noticias"

30 06 2011

Internet Explorer 10 Platform Preview 2
http://win-hd.com/showthread.php?t=13067

Google lanza el competidor de Facebook y se llama “Google+”  [VIDEOS]
http://win-hd.com/showthread.php?t=13071

El iPhone de Apple cumple cuatro años [INFOGRAFÍA]
http://win-hd.com/showthread.php?t=13072

English-attack se abre al público que quiere aprender inglés por Internet
http://win-hd.com/showthread.php?t=13007

Bill Gates: “No volveré a Microsoft”
http://win-hd.com/showthread.php?t=12930

¿Realmente necesitamos a Windows 8 tan pronto?
http://win-hd.com/showthread.php?t=13052





Tu cerebro hace magia

30 06 2011
Nuestro cerebro asume muchas cosas. Damos por sentado que lo controla todo, lo sabe todo, lo ve todo… Pero ¿es así realmente?
Con esta pregunta comienza nuestra andadura por NeuroMagic 2011. En plena Ría de Vigo, en San Simón, la isla del Pensamiento, se ha celebrado este evento, uno de los más originales e interesantes del momento. Los mejores neurocientíficos del mundo y un elenco de grandes magos de fama internacional se han reunido en este insólito paraje de Galicia para aunar esfuerzos y conocer mejor cómo gestiona la atención nuestro cerebro.
James Randi sube al escenario dispuesto a engañarnos. Habla durante varios minutos y, después de su intervención, suelta el micrófono de juguete. Nadie había notado que el micro no servía para nada. “Todos, absolutamente todos, astrólogos, psíquicos, videntes, futurólogos, todos utilizan habilidades que son bien conocidas por nosotros, los magos”, asegura Randi.
Y es que la magia es una de las disciplinas más antiguas, y por eso tiene una larga tradición de investigación nacida de la necesidad de los magos de determinar el límite de la percepción humana y cuánto se puede manipular.
Ahora, los interesados en saber por qué los trucos funcionan, son los científicos que escudriñan el cerebro humano. ¿Por qué caemos en la trampa? Para resolver el misterio nació NeuroMagic.
Susana Martínez-Conde, directora del Laboratory of Visual Neuroscience en Phoenix y coordinadora del congreso, nos explica las bases con las que comenzar a entender los engaños de la mente: “Nuestro cerebro tiene unos recursos limitados. No puede procesar toda la información que le llega, y por tanto debe enfocar la atención en determinados lugares, borrando el resto. Organiza la realidad con los recursos con los que cuenta, y así, cuando nos concentramos en algo, necesariamente dejamos fuera otros elementos. Es lo que llamamos ceguera por atención”. 
Véase el siguiente vídeo:
Observa la bola que tengo en la mano. Es amarilla y del tamaño de una de golf. La arrojo al aire y la cojo, lo repito dos o tres veces. Finalmente, la arrojo y la bola desaparece en el aire…Te preguntas qué ha sucedido y, finalmente, no tienes más remedio que asentir con la cabeza.
El mago te ha engañado y, sin embargo, lo que no sabes es que ha sido tu propio cerebro el que ha hecho el truco.
La bola estuvo todo el tiempo en la mano del mago. Lo único que hizo fue seguir la trayectoria, imaginaria, para que te creas la ilusión.
El neurobiólogo Michael F. Land descubrió, analizando este truco, que es clave que el prestidigitador haga la mímica de arrojar la bola al aire para que nos lo creamos. Analizando los patrones oculares, Land descubrió que nuestros ojos no siguen la trayectoria imaginaria de la bola, pero nuestro cerebro predice que la bola estará allí porque ya lo ha visto antes. Y es entonces cuando nace el engaño.
Nuestro cerebro tiene un límite
Como en un escenario, la mente enciende su foco e ilumina aquello que considera importante; pero mientras tanto, el resto de la realidad queda fuera de la escena, como accesorio.
Es el concepto de “foco de atención”, una idea que los magos han aprendido a utilizar a lo largo de cientos de años.
Anthony Barnhart, psicólogo cognitivo y también mago, echa por tierra el mito de la multitarea. “No podemos hacer tantas cosas a la vez como creemos. El cerebro tiene limitaciones. Se estima que podemos procesar unos 40 bits por segundo, y con esa capacidad no es posible atender a todo” .
Por tanto, mientras nuestro cerebro está enfocando la atención en algo, elimina de la escena el resto de información que le llega a través de la retina. Esto es algo que conocen bien los magos. Utilizan esos espacios que el cerebro borra y ocultan allí sus trucos.
“El gran reto de un mago es controlar la atención del espectador”, nos confiesa Miguel Ángel Gea, uno de los mejores magos de cartas del mundo. “Hacer que fije su atención donde nos conviene y olvide el resto… y es ahí cuando realizamos el engaño”.
Al igual que sucede cuando centramos nuestra atención en una carta y suprimimos el resto de la escena. Miguel Ángel Gea se apodera de nuestra atención, los detalles se hacen borrosos y no recordamos gran parte de la realidad. Sin embargo, el cerebro hace más… mucho más. No solo elimina algunos elementos: inventa otros. Consigue que la bola amarilla aparezca de la nada.
Antes se pensaba que nuestro cerebro recomponía la información que recogía visualmente. Como en una especie de puzle, montaba las piezas hasta mostrarnos la realidad, pero no es así… El cerebro no reconstruye la realidad: la crea. Con los recursos a su alcance, la edifica y no le importa inventarla creando elementos que no existen o borrar otros que sí están. Los magos saben esto último y lo utilizan en su propio beneficio. ¿Cómo? Controlando nuestro foco de atención.
Lo hacen, básicamente, manipulando nuestros mecanismos de control de observación. Por lo general, nuestro interés se centra en objetos desconocidos, de colores llamativos o en movimiento. Así, el cerebro desatiende aquellos objetos que son pequeños o de colores apagados. De este modo, mientras con una mano el “hechicero” ejecuta una acción con el objeto más interesante, con la otra está empezando a hacer el truco.
Otro modo de engañar nuestros sentidos es la simultaneidad de movimientos: cuando hay dos acciones simultáneas, nuestro cerebro enfoca su atención a la más grande. Una acción rápida, o de gran despliegue, oculta otra más pequeña.
Ojos que no ven, despiste
Puede parecer una de esas famosas bromas con cámara oculta, pero se ha realizado una experiencia realmente esclarecedora para explicar la ceguera al cambio.
El neurocientífico Stephen Macknick nos muestra un video en el que un turista pide ayuda en la calle a varios paseantes para que le indiquen una dirección. Los sujetos se concentran en buscar esa calle en un mapa y no se dan cuenta de que el turista ha cambiado. Cuando levantan la vista del mapa, la persona que les pregunta es otra; sin embargo, no notan el cambio.
Su cerebro estaba utilizando la mayor parte de sus recursos en buscar la dirección en el mapa, y no prestaba atención al resto de elementos.
Nos acercamos a Luis Martínez Otero, neurocientífico del CSIC, y le preguntamos por qué nuestra mente se comporta de esta manera. “Hay que tener en cuenta que nuestro cerebro es un órgano que realiza muchas funciones, en muy poco tiempo y siempre buscando la mayor economía de recursos disponibles. Digamos que es un órgano muy perezoso e intenta trabajar con el mínimo esfuerzo posible; así pues, se ve obligado a reducir, generalizar, resumir y, por tanto, asume cosas que no existen, que no están o, simplemente, se las inventa”.
Es decir, que nuestro cerebro, con tal de trabajar un poco menos y consumir menos energía, llena ciertos espacios en blanco con situaciones lógicas. Rellena la realidad a su gusto.
“No solo la altera, sino que la inventa completamente”, confirma Martínez Otero. “La realidad nos llega a través de las retinas en dos dimensiones. Con esa información y su experiencia, el cerebro debe construir el resto del mundo exterior y debe ser coherente… La tercera dimensión que percibimos es una invención de nuestra mente.”
Necesitamos que el mundo que vemos tenga continuidad; por eso inventamos cosas, rellenamos huecos.
La clave es distraer tu mente
“Los magos conocemos esos procesos”, señala Max Maven. “No sabíamos cómo funcionan exactamente, pero los llevábamos usando durante siglos para realizar nuestras ilusiones y espectáculos. Era un proceso de ensayo, prueba y error… Algunos trucos funcionaban y otros no; así hemos ido aprendiendo cómo engañar a la mente.” Max Maven es uno de los mentalistas e ilusionistas más célebres de la escena internacional. A él acuden magos de todo el mundo en busca de asesoramiento profesional, y ha sido consultor de magia para artistas de la talla de David Copperfield y Penn & Teller.
“Hay una frase que se suele utilizar mucho y es falsa: la mano es más rápida que el ojo”, continúa Maven. “No es cierto: mira mi mano, voy a hacer el movimiento más rápido que pueda, y aun así, tu ojo lo verá. El quid de la cuestión es distraer a tu cerebro para que borre movimientos que he realizado, desviar su atención hacia otro punto para que no se fije en la mano.” Existen muchas maneras de conseguir esto. Una de ellas es la de influir en los recuerdos del espectador utilizando “claves falsas”.
Estas son movimientos, aparentemente naturales y espontáneos, como rascarse la cabeza, pero que resultan claves en el desarrollo del engaño. Más tarde, cuando el público intente recordar toda la secuencia del truco para descubrir el engaño, obviará este movimiento y la única explicación posible que quedará será la magia.
Otra táctica es la que los científicos denominan atención conjunta. Miramos donde otros miran. Si alguien en la calle está mirando hacia arriba, inevitablemente, al pasar a su lado también miraremos hacia arriba.
Jamy Ian Swiss es un maestro de magos. Escritor, productor, guionista y asesor de programas televisivos, verle actuar es todo un espectáculo. “Todos nuestros movimientos están dirigidos a obligarte a mirar dónde queremos”, asegura Swiss. “Si un mago mira una carta, la enseña. Involuntariamente, el público también mirará esa carta… y dejará de prestar atención a la otra mano y al resto de la baraja.” Otros artistas utilizan diferentes tácticas. El humor es una de las más usadas por los magos, desde el gran Juan Tamariz hasta Luis Piedrahíta. “Como ya nos han enseñado los neurocientíficos, nuestro cerebro no puede mantener la atención durante todo el tiempo”, concluye Swiss. “Existen pausas donde se relaja y deja de estar vigilante. El humor, la emoción… cuando nos reímos bajamos la guardia, y en ese breve lapso, el mago puede hacer su truco.”
Neurociencia y magia. Extraños compañeros reunidos en una isla gallega para estudiar el cerebro… Así llegamos al final, que en realidad es el principio: volvemos a la bola amarilla, seguimos su vuelo y de pronto… Un momento, lo han vuelto a hacer…

¿Quieres más? Cuenta los pases que se dan los del equipo blanco:





Trinos de aves

29 06 2011
Paseriformes
 
 

Todo el mundo sabe que cada especie de pájaro canta de un modo diferente; cada una tiene su propio canto. Lo que no es tan conocido es que dentro de una misma especie hay o puede haber diferentes dialectos. Son verdaderos dialectos, por no decir que son lenguas; surgen por diversificación, se transforman, y pueden llegar a desaparecer.
Y lo que sospecho que muy poca gente sabe es que los cantos de los pájaros se estudian hoy con herramientas propias de la lingüística y que para analizarlos se utilizan conceptos tales como lengua, gramática, sintaxis, sílaba, etc.
Además de en el campo de la lingüística, los cantos de las aves también se estudian en el de la biología evolutiva.
En las aves, el canto, como el plumaje, es un rasgo que permite identificar a los individuos de una especie, y puede por ello erigirse en barrera reproductiva. Por esa razón, es posible que la diversificación en el canto de las aves, con la consiguiente aparición de distintas variedades o dialectos, haya constituido un factor de especiación.
Hay aves en las que el canto se transmite genéticamente; esto ocurre en la mayoría de las que no pertenecen al orden Passeriformes y dentro de las paseriformes, en los llamados pájaros clamadores (suborden Tyranni o suboscinas). Y en otras, como pájaros cantores (paseriformes del suborden Passeri u oscinas), colibríes, y loros (cacatúas y papagayos), la transmisión tiene una gran componente cultural. El canto de estas aves es, de hecho, el elemento cultural más estudiado en el mundo animal.
El modo de transmisión del canto tiene implicaciones muy importantes. La transmisión cultural está sometida a muchos errores e imprecisiones; también es fácil que se incorporen nuevos elementos en el aprendizaje. Por esas razones, las variaciones o “mutaciones” originadas en la transmisión cultural son mucho más frecuentes que las originadas en la transmisión hereditaria de base genética. Y por todo ello se cree que el canto de los pájaros ha evolucionado más rápidamente en las especies que lo aprenden. Es más, la gran diversidad de especies de pájaros cantores podría deberse a ese hecho. Si la diversificación “lingüística” constituye un factor de especiación y si esa diversificación ocurre con más facilidad en las especies que aprenden el canto, como las oscinas, es lógico que en este grupo haya aparecido un mayor número de especies.
Un estudio reciente ha analizado las tasas de evolución de los cantos de los pájaros cantores (paseriformes oscinas) y de los pájaros clamadores (paseriformes suboscinas) a lo largo del continente americano. Y ha concluido que la latitud ha ejercido un efecto muy importante sobre la evolución de la diversidad silábica en los pájaros cantores, y un efecto más débil sobre la de la longitud del canto en ambos, cantores y clamadores.
Los autores piensan que la diversidad silábica de las suboscinas está muy constreñida por su modo de transmisión y porque rara vez un pájaro emite más de dos sílabas por canto (la media es 1’8+0’08). Las posibilidades de variación son así muy limitadas, ya que es muy improbable que con ese modo de transmisión se incorporen sílabas nuevas, por lo que esa introducción habría ocurrido muy lentamente. Sin embargo, las oscinas utilizan una media de 3’3 (+0’21) sílabas por canto, y dado que el aprendizaje es fundamental en la transmisión, es mucho más probable que varíe la diversidad silábica en estas. La longitud del canto es un asunto diferente, ya que para modificarla solo hace falta combinar de modo diferente las sílabas existentes. Por esa razón habrían evolucionado del mismo modo en los pájaros de los dos subórdenes.
Existe un claro gradiente latitudinal en la diversidad de especies. La zona ecuatorial es la de mayor riqueza, y conforme nos alejamos hacia el norte o hacia el sur esa riqueza diminuye. Una explicación muy aceptada de ese gradiente latitudinal es que la tasa de cambio de los caracteres que más efecto tienen en los procesos de especiación es mayor en los trópicos, y uno de esos caracteres son las señales sonoras que emiten los animales; el canto de los pájaros es una de esas señales. Ya he apuntado antes que el canto puede tener una gran importancia como factor de especiación, dado que puede erigirse en barrera reproductiva si se produce una diversificación muy acusada. Por ello, el resultado obtenido en este trabajo contradice esa noción que liga la mayor diversidad con una mayor tasa de evolución. Los autores del trabajo ofrecen diferentes hipótesis para explicar la discrepancia, pero me ha parecido especialmente sugestiva una según la cual, en las zonas alejadas del Ecuador las tasas de evolución habrían sido más rápidas pero también lo habrían sido las tasas de extinción, por efecto de unas condiciones ambientales más exigentes. Por ello, la diversidad específica se habría mantenido baja, aunque en esas zonas hayan surgido más especies que en los trópicos.

Fuentes:
De esta historia: Jason T. Weir y David Wheatcroft (2011): “A latitudinal gradient in rates of evolution of avian syllable diversity and song length” Proceedings of the Royal Society B 278: 1713-1720.
Para quien esté interesado en la lingüística de los cantos de las aves: Robert C. Berwick, Kazuo Okanoya, Gabriel J. L. Beckers y Johan J. Bolhuis (2011): “Songs to syntax; the linguistics of birdsong” Trends in Cognitive Sciences 15: 113-121.
amazings.es





Actualización en "Noticias"

29 06 2011

Últimas novedades de Office 365
http://win-hd.com/showthread.php?t=13038

Microsoft alerta de un malware que obliga a restaurar Windows
http://win-hd.com/showthread.php?t=13039

Intel afirma que Cloverview estará listo para el lanzamiento de Windows 8
http://win-hd.com/showthread.php?t=13048

Adiós Flash: Swiffy convierte animaciones a HTML5
http://win-hd.com/showthread.php?t=13047

¿Realmente necesitamos a Windows 8 tan pronto?
http://win-hd.com/showthread.php?t=13052

English-attack se abre al público que quiere aprender inglés por Internet
http://win-hd.com/showthread.php?t=13007

Microsoft probará su super WiFi
http://win-hd.com/showthread.php?t=13002





rescate aéreo

28 06 2011



Parece una fantasía de película. Y lo cierto es que apareció en una. Hablamos de la idea de recoger a una persona desde el suelo y subirla “en marcha” a un avión que vuela a baja altura. ¿No resultaría herida por el cambio brusco de velocidad? ¿Cómo podría soportar la aceleración? Parecen problemas irresolubles pero la motivación generada por la guerra fría y la imaginación de algunos inventores fue capaz de superarlos.
El primer paso consistió en averiguar si era posible sin (intentar) saltarse las leyes de la física. Para el avión no hay ningún problema. Mientras su masa sea muy superior al objeto recogido, puede mantener suficiente velocidad para seguir volando sin entrar en perdida y caer. Tampoco hay problema desde el punto de vista de los materiales. Un cable de acero o de material sintético puede resistir una fuerza equivalente al peso de muchas toneladas o, lo que es igual, la masa de una persona que sufre una aceleración tan fuerte como para poner en riesgo su vida.
Una vez comprobado que no es imposible, lo que queda es un “simple” problema de ingeniería. Básicamente, desarrollar un dispositivo que enganche y eleve a una persona sin que el impacto y la aceleración lo hieran o maten. Para simplificar el problema, mejor empezar con algo más ligero, pequeño y resistente que una persona.
En 1920, Lytle S. Brown desarrollo un sistema para recoger el correo desde un avión. Su sistema fue perfeccionado posteriormente por la empresa “All American Aviation”. El dispositivo de recogida consistía en un par de postes unidos por un cable horizontal del que colgaba una saca con el correo que debía recoger el avión. Veinte años después, la segunda guerra mundial estaba en su apogeo. Rescatar espías y soldados escondidos tras las líneas enemigas era un problemas muy real y frecuente. Descartados los frágiles y primitivos helicópteros, alguien sugirió utilizar la misma técnica con personas.
Los primeros ensayos con maniquíes e inocentes ovejas sirvieron para probar el sistema y medir aceleraciones de 17g en el momento de la recogida. Soportables pero muy cerca del límite humano. Tras algunas modificaciones en soportes y arneses la aceleración se redujo a 7g que es un nivel elevado pero perfectamente aceptable durante un intervalo breve. Y llego el momento de probarlo en humanos como se ve en el siguiente vídeo.
Pinche aquí para ver el vídeo
Personalmente, sigo dudando sobre que es más peligroso. Ser recogido con un cable es suficientemente malo. Pero un avión pasando en vuelo rasante sobre mi cabeza puede ser aún peor. Cualquier golpe de viento o un pequeño fallo del piloto y aumentaría el número de personas a rescatar. O de cadáveres. Tal vez por eso, el sistema se consideró posible pero demasiado peligroso y apenas fue utilizado.
Nuestra historia nos lleva a saltar otros 10 años. A principios de los 50, la península de Corea esta en guerra y hay quien sospecha que el enfrentamiento entre los Estados Unidos y China es inevitable. Es el momento para que aparezca un inventor obsesionado con la idea de rescatar a aviadores perdidos. Robert Edison Fulton Jr. era un pariente lejano del diseñador del primer barco de vapor comercial. Él mismo era un inventor con numerosas patentes y diseños. Entre ellos, el “Airphibian”, un híbrido entre automóvil y avioneta que consiguió todas las autorizaciones para volar pero no la financiación para construirse en serie.
Este desarrollo le hizo reflexionar sobre como podría rescatar a un usuario del “Airphibian” si su vehículo lo dejaba tirado en un lugar inaccesible. Aunque conocía los diseños anteriores pensó que era necesario algo más sencillo y seguro. Y, cuando consiguió un diseño prometedor, se puso en contacto con la recién nacida CIA. Después del ejercito, ellos eran los que mas interés tenían en infiltrar personal que luego quería recuperar de forma discreta y, preferiblemente, ilesos.
El sistema recibió varios nombres, “Skyhook”, STARS (“Surface To Air Recovery System), o, simplemente, sistema Fulton. El cambio fundamental se produjo en la forma de enganche. Un pequeño globo de helio se elevaba arrastrando un cable-guía. El avión localizaba el globo y lo enganchaba mediante unos “cuernos” especiales situados en su morro. Este dispositivo liberaba el globo pero mantenía sujeto el resto del cable y amortiguaba la aceleración de la recogida. Otros cables adicionales protegían las alas y el resto del avión para evitar accidentes. No hay que olvidar que los globos-barrera con cables eran utilizados para derribar aviones durante la segunda guerra mundial. Ahora, el riesgo para avión y pasajero estaba más igualado. Lo mejor es ver otro vídeo con su funcionamiento real.
Pinche aquí para ver el vídeo
¿Serviría para personas? Sí, y sin ningún problema. La aceleración no era muy distinta al impacto que se sufre al abrir un paracaídas. Tras algunos ensayos, y como era de esperar, su primer uso fue el espionaje. Los norteamericanos localizaron una estación militar polar que los soviéticos se habían visto forzados a abandonar.
En la denominada operación “Coldfeet”, dos agentes fueron lanzados en paracaídas sobre el hielo, analizaron la tecnología antisubmarina utilizada en la base y fueron recuperados mediante el sistema “Skyhook”. La recogida se realizó a pesar de los fuertes vientos que arrastraban el globo y a los pasajeros. Imagino que la situación fue mucho más peligrosa que la recogida en esta práctica.
Pinche aquí para ver el vídeo
Tras este primer éxito, el sistema fue empleado con éxito en numerosas ocasiones aunque, probablemente, no se conocen todas y ni tampoco los posibles accidentes. Oficialmente, fue utilizado en 98 misiones de recogida con un único accidente mortal. Un hombre desorientado que, una vez dentro del avión, se soltó del gancho antes de anclarse y cayó por la escotilla. En cualquier caso, el desarrollo de helicópteros con mayor autonomía y los avances en el reabastecimiento aéreo de combustible volvieron innecesario al “Skyhook”. El sistema dejó de utilizarse a finales del siglo XX.
Aún no he mencionado la película pero, después de esta explicación, comprenderéis que tenía que ser uno de los juguetitos de James Bond. En el último vídeo podéis ver su aparición al final de la película Thunderball. Mira que lo tenían fácil y, aún así, los guionistas cometieron un error de bulto que seguro que sois capaces de encontrar enseguida.
Pinche aquí para ver el vídeo
Casi me tienta recuperar este invento como deporte de riesgo. Seguro que no me faltarían clientes para probarlo.

 
———————-
Documentación adicional (pdf): The Praetorian Starship, Coronel Jerry L. Thingpen, Air University Press, Maxwell Air Force Base, Alabama.

Fuente Original; Amazings.es





Actualización en "Noticias"

27 06 2011

PCI Express 4.0 ofrecerá el doble de rendimiento
http://win-hd.com/showthread.php?t=12983

Facebook trabaja en crear su propia plataforma de aplicaciones móviles
http://win-hd.com/showthread.php?t=12985

Pronto habrá direcciones web con cualquier palabra después del punto
http://win-hd.com/showthread.php?t=12984

El Ejército de EE.UU. Se lanza a la conquista del CIberespacio
http://win-hd.com/showthread.php?t=12986

ISO de Windows Seven con DaRT  incluido
http://win-hd.com/showthread.php?t=12988

Hotmail se actualiza con nuevas características y atajos de teclado
http://win-hd.com/showthread.php?t=12989

Autorizan los dominios Web personalizados
http://win-hd.com/showthread.php?t=12826

El nuevo rey de los supercomputadores utiliza Linux
http://win-hd.com/showthread.php?t=12950
En el foro: Noticias

Bill Gates: “No volveré a Microsoft”
http://win-hd.com/showthread.php?t=12930